9 de septiembre de 2007

Los monopolos

En Física, los monopolos (magnéticos) son aquellas partículas que tienen tan sólo un polo magnético (esto es, norte o sur). Dichas partículas aún no han podido ser creadas, ni siquiera en las condiciones extraordinarias de los aceleradores de partículas. Lo habitual es hallar partículas con dos polos; incluso rompiendo un imán hasta su constitución atómica, siempre obtendríamos dos polos. Los monopolos se nos resisten.

En la vida diaria sucede justo al contrario. Los monopolos nos invaden, son el azote de la modernidad: monopolos mentales, por supuesto. Las gentes, todos nosotros, encerrados en un esquema mental fijo del mundo, somos inusitadamente reacios a abandonarlo. Pero unos más que otros.

Me refiero especialmente a individuos que pululaban a mi alrededor, en la playa mediterránea, en los días pasados de agosto. Iban con sus sombrillas, con sus chanclas, los bronceadores y las toallas pegadas a su cuerpo. Apenas salían del apartamento, al contemplar el tiempo, feo, gris, lluvioso (como ha sido este agosto, para mi regocijo), maldecían al divino y ofendían a sus muertos, y se quedaban allí, en recepción, con cara de atontados, superados, inútiles, sin saber qué hacer, amputadas sus ilusiones.

Otros son los machacantes del sábado noche, los jóvenes putrefactos que danzan al ritmo de las babosas de música escandalizada y alcohol mohoso, penetrando en el reino de lo inconsciente, que también son superados por el ruido y su propia idiotez. Deslizándose en masa hacia la sodomización social, penetrados hasta la médula por las doctrinas y visiones de otros, tienen a su vez una perspectiva única, de recreo, de patio de colegio -ir dónde van los demás-. No les des alternativas, no les ofrezcas una posibilidad innovadora, no les hagas ver que hay algo más; escupen, te escupen, hasta se escupen ante esa ocasión: para ellos, todo y todos son reducibles a su panorama mental, a sus gustos relamidos y consumidos. Aunque llueva, aunque haga frío, aunque haya habido un atentado a diez metros, un asesinato en la esquina, pese a que el mundo se desmorone y acabe convertido en pedazos de roca, ellos seguirán marchando en grupo, arropados, confiados y seguros de que el sábado noche es su peculiar epifanía de la vida, incluidos botellones, polvos mágicos, y la demolición de su frágil identidad.

También nosotros, quienes no llegamos a esos extremos remotos de desmayo mental, también tenemos momentos de confusión, en los que no sabemos hacia dónde dirigir los pasos. Pero, tal vez por una gracia divina, o porque la vida no ha sido del todo ingrata, pensamos raudamente, y se nos acuden a la quijotera alternativas a las que abrazarnos de inmediato; no nos aturden, o por lo menos no completamente, las tejemanejes del destino, de la sociedad, del puñetero tiempo. Siempre hay algo que hacer, algo en lo que meternos de lleno. ¿Mal tiempo, puertas cerradas, ilusiones perdigonadas? Tras un instante de desconsuelo, de rabia o de impotencia, llega el pensamiento, la acción o un deseo nuevo, y hacia él nos encaminamos, con bríos renovados y ansias de extraer jugos sabrosos a lo que hace sólo un segundo no existía para nosotros. Una nube, un libro, una mirada, un lugar, y todo cambia.

Mientras, y no me gusta ser condescendiente, los playeros se quedan allá, aún pensando cómo han podido tener tan mala suerte, y los escupitajos del histerismo nocturno permanecen anclados, encadenados, a su monopolo, a su único, especial y singular espacio, ignorando lo que se agita más allá, en ese otro polo opuesto. Hay que superar los monopolos, destrozarlos, pulverizarlos. ¿O acaso queremos convertirnos en uno de ellos?

4 comentarios:

fmop dijo...

No hay que pedir peras al olmo. La sociedad está polarizada en su pensamiento porque atiende a la ley del mínimo esfuerzo y a la máxima uniformidad. Así a sus individuos, en general, les es más fácil deslizarse en su existencia pero son incapaces de plantear soluciones imaginativas ante cualquier contrariedad.

elHermitaño dijo...

¿Y no es lo mismo que yo había dicho pero con otras palabras? :)

Bromas aparte, creo que hay que cambiar de mentalidad, cabe modificar (de raíz, si hace falta) esa pasividad, ya no ante los momentos de confusión (que todos tenemos...), sino ante la forma de vida, global, de la gente. La indiferencia, el dejarse llevar y arrastrar como si la cosa no fuese con ellos (nosotros).

Si no modificamos ese esquema de acción, caminamos, si no estamos ya en ella, hacia una sociedad estéril, fracasada tanto mental como psicológicamente, casi inhumana.

Saludos y muchas gracias por el comentario.

Morpheus dijo...

Me encanta este post n.n

Supongo que el gran problema de esta sociedad es que hay una escasez de modelos a seguir, en la tv se muestran a paletos estúpidos insultándose y contando con quien han follado hace 3 días, mostrando que es muy fácil conseguir lo que uno quiere, sin esfuerzo, sin sacrificio y sin ética o moral alguna.

Así que supongo que eso provoca un conformismo y borreguismo enorme: quien quiere ser diferente y tener que pensar por uno mismo, siendo tan fácil hacer lo que se supone que todo el mundo hace y tener así un grupo social al que aferrarme (aunque luego les den la puñalada trapera)?

En fin, el mundo es muy extraño, pero estoy totaltmente de acuerdo contigo.

Anónimo dijo...

sapo
en el oriente de buda ,visnha etc esa dualidad desaparece, pero puesto que noe stamos alli, sino aqui deberiamos salir de esa rueda monodual,,es un trabao ímprovo y personal todos formamos parte de un modo u otro de la rueda