19 de abril de 2010

El hombre ensimismado (o auténtico)

El siguiente texto de Ortega y Gasset debería, a mi juicio, estar enmarcado en la pared de toda aula, de todo colegio, de toda universidad, e incluso en cada casa de este mundo. Sólo siguiéndolo llegaremos a edificar una sociedad capaz de vanagloriarse de sus miembros, y no de ser, éstos, meros autómatas proclives a la opinión común, al gusto de la mayoría, a la tendencia de la masa, y al destino ordinario y plano que la misma les reserva:

"No hay otro modo de ser efectivamente lo que se es que ensimismándose; esto es, antes de opinar o actuar sobre algo detenerse un instante y, en vez de hacer cualquier cosa o pensar lo primero que viene a las mientes, ponerse rigurosamente de acuerdo consigo mismo, esto es, entrar en sí mismo, quedarse sólo y decidir qué acción o qué opinión entre las muchas posibles es de verdad la nuestra. Ensimismarse es lo contrario que vivir atropellado -en que son las cosas del contorno quienes deciden nuestro hacer, nos empujan mecánicamente a esto o a lo otro, nos llevan al estricote-. El hombre que es sí mismo, que está ensimismado, es el que está siempre sobre sí, por tanto, que no se suelta de la mano, que no se deja escapar y no tolera que su ser se enajene, se convierta en otro que no es él.

Lo contrario de ser sí mismo, de la autenticidad, del estar siempre dentro de sí, es el estar fuera de sí, lejos de sí... La voz castellana "otro" viene de la latina
alter. Pues bien, lo contrario de ser sí mismo es alterarse, atropellarse. Y lo otro que yo, es cuanto me rodea: el mundo físico -pero también el mundo de los otros hombres, el mundo social. Si permito que las cosas en torno o las opiniones de los demás me arrastren, dejo de ser yo mismo y padezco alteración. El hombre alterado y fuera de sí ha perdido su autenticidad, y vive una vida falsa...


Ahora bien, con enorme frecuencia... nos hemos abandonado a los otros y vivimos en alteración, en perpetua estafa de nosotros mismos. Tenemos miedo a nuestra vida que es soledad y huimos de ella, de su auténtica realidad, del esfuerzo que reclama, y escamoteamos nuestro auténtico ser por el de los otros, por la sociedad. Pero esta sociedad no es la compañía efectiva...: esta sociedad a la que me entrego implica que previamente he renunciado a mi soledad, que me he embotado y cegado para ella, que huyo de ella y de mí mismo para hacerme 'los otros'" .

José Ortega y Gasset, "En torno a Galileo", Alianza Editorial, p. 93-94.

8 comentarios:

La gata sobre el tejado dijo...

Es curioso ver como la vida nos devuelve de alguna manera las palabras para entenderla... hace unos dias que estoy pensando en esto, y al dia siguiente leí tu post... casualidades??? Me gustan estas casualidades, en las que alguien explica lo que tú intentas definir, y mira por donde Ortega y Gasset lo habia hecho mucho antes que yo. Graciassss!!!

Un beso ensimismada.

PD: estoy de vuelta, no con tanto tiempo como quisiera para dejar comentarios o para publicar en mi blog, pero espero poder serguir leyendote y seguir sorprendiendome de las conexiones.... Un abrazooo

elHermitaño dijo...

Me alegra leerte de nuevo por aquí, gata...:)

Lo del texto, que te ilustrara lo que tenías en mente, no es casualidad, ni coincidencia: es producto del vínculo entre intereses similares, y en formas parecidas de entender la vida. Mañana puede que seas tú quien subas unas palabras al blog que iluminen justamente lo que yo estana pensando... Es una especie de sincronía mental, ni más ni menos. Algo muy valioso, y que no todos pueden disfrutar...:)

El texto, en sí, es fabuloso. No importan las epistemologías, no importan las erudiciones vanas, no importan las consideraciones sobre Dios, ni sobre el bien o el mal. Lo que importa es aquello que hagamos (o hacemos) con nuestra vida, cómo la construimos; las decisiones, las determinaciones, cómo la vivimos, cómo tomamos las riendas, y hasta qué punto estamos dispuestos a ser nosotros, y no otros, los que lo hagan.

Nunca vi tanta sabiduría (la de verdad, la que nos toca ahora y aquí, la que impulsa la vida) en tan poco espacio... me alegra mucho compartirlo contigo, y todavía más ver que lo aprecias tanto como yo;)

Vuelve a la cabaña cuando quieras, amiga, sabes que estás en tu casa...

Mil abrazos.

Catalina del O. dijo...

A parte de fantástico me parece un texto que con mucha sencillez define un estado que muchas personas catalogan de "egoísta", "malvado", "no apropiado".

Gracias por haber compartido este texto pues me has hecho recordar que no importa cuánto pierda en el camino, pues perdería todo si me soltara de mi mano.

Un abrazo

Unknown dijo...

¿Pero que locuras son estas?!

¿Quien dice que ensimismado no es egoísmo?

¿Sabes que quiere decir ego?
¿Y sabes que es la terminación ismo?

Veo que aún no puedes darte cuenta que el ensimismado es por protección, por miedo, fragilidad, por sentirse vulnerable; el mundo le resulta sobrecogedor, amenazante.

Protegerse es en principio bueno, pero luego te encierra, te priva, te hace creer tus propios cuentos, que llegas mejor a no exponerlos por miedo a que alguien te los tire como castillitos de naipes. Te hace lento tambien, muy lento. Te enfrascas en buscar obsesivamente la perfección en todo. Y te pierdes en fantasías y locuras, a las que tu les llamas sueños y metas.

En si mismado = Uno que prefiere básicamente y casi siempre solo escucharse a si mismo = Solo Yo tengo razón en casi todas las cosas, sobre todo las más importantes = Yo soy el que sabe = Yo soy el que vale la pena en este mundo = Ego (yo), ismo (culto) = Culto a mi mismo = Egoísmo

Existe el egoísmo por agresión y el egoísmo por protección, el ensimismado es por protección.
Los dos son egoísmo, los dos son dañinos, extremadamente dañinos porque ninguno de ellos implica humildad, cuando mucho implica solo miedo disfrazado de humildad.

elHermitaño dijo...

Gracias por tu comentario, Catalina...

Hay que hacerse fuertes siendo uno mismo, aunque se dejen atrás cosas y seres queridos...

Saludos.

elHermitaño dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elHermitaño dijo...

Locuras ninguna, "unknown". Por partes:

-"¿Quien dice que ensimismado no es egoísmo?"

Yo. Pero, ¿dirías que el egoísmo, en cualquier grado, es pernicioso?

-"¿Sabes que quiere decir ego?
¿Y sabes que es la terminación ismo?"

Sí, lo sé. Mas creo que estás confundiendo términos...

-"Veo que aún no puedes darte cuenta que el ensimismado es por protección, por miedo, fragilidad, por sentirse vulnerable; el mundo le resulta sobrecogedor, amenazante."

Completamente falso, a mi juicio. Si lees el texto de Ortega, uno no se ensimisma para huir de nada, ni porque se sienta vulnerable, ni para obviar el mundo exterior amenazador. Al contrario: se ensimisma para tomar las riendas de su propia acción en ese mundo, para decidir por sí mismo, sin escuchar las tendencias, el "qué dirán", lo que hacen los demás... Es un ansia de conocerse para ser crítico, y poder actuar en consonancia con las propias convicciones, y no dejarse arrastrar.

"Protegerse es en principio bueno, pero luego te encierra, te priva, te hace creer tus propios cuentos, que llegas mejor a no exponerlos por miedo a que alguien te los tire como castillitos de naipes. Te hace lento tambien, muy lento. Te enfrascas en buscar obsesivamente la perfección en todo. Y te pierdes en fantasías y locuras, a las que tu les llamas sueños y metas."

Me hablas, aquí, de una interiorización casi demente, de un encierro que no se corresponde con lo expresado en el texto. No hay obsesión por nada: tan sólo, el deseo de que no nos dejemos llevar, de ser críticos y seguir adelante si pensamos que nuestros pensamientos y acciones son coherentes, y no tener por buenos los ajenos sólo porque corresponden a muchos, a la tradición, o a la moda tradicional.

-"En si mismado = Uno que prefiere básicamente y casi siempre solo escucharse a si mismo = Solo Yo tengo razón en casi todas las cosas, sobre todo las más importantes = Yo soy el que sabe = Yo soy el que vale la pena en este mundo = Ego (yo), ismo (culto) = Culto a mi mismo = Egoísmo"

Estableces una correspondencia donde no la hay: ensimismarse no es sinónimo, ni conlleva, egoísmo. No se trata de aferrarse a los pensamientos propios y verlos siempre como irrefutables: quien lo haga ya no estará ensimismado, sino enajenado, alienado, de sí. ¿Por qué? Porque será incapaz de distinguir sus ideas, que son falibles, de las quimeras dogmáticas, que son siempre ciertas y perfectas. Entonces, no hablamos de un ser ensimismado (¿qué puede encontrar ya en sí mismo... sino su propia compasión?), sino de un ser mutilado, deforme, ciego y sordo a los otros. -"Existe el egoísmo por agresión y el egoísmo por protección, el ensimismado es por protección.

-"Los dos son egoísmo, los dos son dañinos, extremadamente dañinos porque ninguno de ellos implica humildad, cuando mucho implica solo miedo disfrazado de humildad."

Vuelves a confundir ensimismado con egoísmo; y, lo peor, confundes también ensimismado con carente de humildad. No es cierto: el ensimismado se autoafirma, desligándose de las decisiones externas, de la imposición exterior; lo que no le obsta, si es un buen ensimismado, de comprender que pueda estar equivocado, y de valorar "en su medida" lo que otros sostengan.

No es egoísmo pernicioso; es elegir con criterio y afirmar lo que uno es, o quiere ser.

Saludos y gracias por el comentario.

luz esperanza dijo...

De todos los comentarios el mas acertado y lógico para mi es el de unknown porque es exactamente lo que me sucede.
Haciendo un curso de locución el año pasado el profesor de Lingüística me dijo delante de todos " PERO NO TE ENSIMISMES",Nunca había escuchado esa palabra hasta que él me la dijo y hasta el día de hoy me atreví a buscarla por Internet, yo sabía que lo hacía por mi bien pero no sabía como manejar esa situación y ahora es que comprendo tanto fracaso en mi vida.
Gracias UNKNOWN. Tu respuesta ha sido la mas correcta e inteligente. Luz.