21 de octubre de 2007

El camino del hombre



Nuestro sendero vital se engarza con el de las estrellas. Tanto nosotros como ellas partimos de un único punto de energía, en el primer instante de la eternidad. Tomamos forma a partir de la creación sideral, y la conciencia prendió por fin en el etéreo espacio casi sin sustancia. A muchos eones vista, el destino es el mismo origen; fusionarnos con la materia y la imaginación del Cosmos. Somos los descendientes de las estrellas, pero ¿cuántos de los hombres se atreven a brillar con luz propia? Muchos de los que nos rodean prefieren brillar con luz opaca, existiendo como simples reflejos inútiles de portentosos fuegos ajenos. Si procedemos, en efecto, de lo alto, de lo más alto y glorioso que jamás haya existido, hay que honrar a nuestros ancestros, y nada mejor para hacerlo que resplandecer por nosotros mismos.

3 comentarios:

Abejitas dijo...

Aleteos!

Amazona del desierto dijo...

Hola de nuevo. Pues sí, tienes razón. La mayoría de nosotros no quiere pensar por sí mismo. Es duro eso, cuesta un gran esfuerzo. Quizá es mejor dejarse llevar por la masa. Al menos es más fácil. Los que no soportamos eso estamos condenados a sentirnos rechazados, es lo que hay.

Bueno, pues nada, un besito,

Amazona.

elHermitaño dijo...

Gracias por la terna de comentarios, amiga.

Regresa cuando quieras, es ésta tu casa.

Un abrazo.