3 de noviembre de 2005

El ocaso, la disputa y el cambio



Barrunto a veces si el ocaso del mundo civilizado, tal y como conocemos a Occidente, está listo para convertirse en realidad. Veo muchos problemas en todas partes, muchas diferencias, muchos encontronazos, demasiadas disputas. En ocasiones, lo que me extraña es que aún no haya saltado todo en pedazos, que sigamos aquí, todos juntos, yendo hacia un destino ignoto y, quizá, terrible. Como decía Ana María Matute, lo raro es vivir.

El caso, cercano y evidente, del Estatut catalán es otro más. Cómo una simple propuesta de cambio puede revolucionar y amargar, y encima crear desavenencias, entre partidos políticos (lo cual es casi necesario) y, lo que es peor, entre la misma población. He oído decir que había boicot a productos catalanes por parte del resto del estado como medida de protesta. ¿Protesta hacia qué? ¿No es lícito que se intente mejorar económica y socialmente?. Ahora, hoy, el Estatut ha sido aprobado, y al parecer todos aquellos que decían que violaba la Constitución y denigraba a otras comunidades autonómicas ahora deben callar. Quizá también deberían haberlo hecho antes, pues el Estatut fue aprobado por el 90% del Parlamento catalán. El 90%, no es poco. No creo que el PP, el partido que sostuvo el 10% restante, sea él mismo el solidario y el generoso para con las demás comunidades autónomas y la gran mayoría de los catalanes busquen sólo lo mejor para ellos mismos. En cualquier caso, resta bastante para la puesta en práctica del Estatut, y es probable que haya cambios sustanciales que lo modifiquen considerablemente.

Esto viene como ejemplo de disputas rancias, porque traen cola de antaño y el Estatut no ha sido más que una excusa para continuarlas. No hay nada mejor, para el partido en la oposición, que una España dividida, reaccionaria y molesta. Seguro que, de ser la oposición quien ahora gobierna, haría exactamente lo mismo.

La pólvora está lista, destinada a alimentar la chulería y arrogancia de unos y la rabia contenida, por perder cuando lo tenían ganado, de otros. No hay buenos ni malos en esta comedia, carecemos de héroes, todos son villanos. Pero hay que unir, intentar integrar a los de uno y otro bando, y al parecer no lo están haciendo nada bien. Desean guerra, confrontación, lucha y contínuos roces, que si no cuidan pueden escapárseles de las manos. Ni los catalanes deben imponer su visión, ni el resto de los españoles cerrar los ojos ante la demanda de mejora y de una mayor libertad. Nadie ha hablado de independencia, aunque sobrevuele la palabra en el ambiente político, sólo de un deseo de prosperidad y evolución. Los demás pueden hacer lo mismo, es hora de iniciar cambios (pese a que sean de índole superficial), pero no desechemos una idea por el sólo hecho de proceder de quien procede.

Un Estatut vivo es aquel que no deja indiferente a nadie, para bien o para mal. Un Estatut muerto es el que no levanta ampollas, el que no enciende discusiones (de buen tono, por supuesto), el que es aprobado como si nunca hubiese existido, porque nadie ha hablado de él. Y esto va por el ya olvidado Estatut valenciano, del que no sabemos nada, porque así lo han querido algunos. Aprobado y punto. ¿Se hizo para quedar bien, para destacar la solidaridad (ficticia e hipócrita) de esta Comunidad, para ser los primeros o porque era hora de engañar y desinformar a la población?

Hay muchos problemas en esta tierra de la abundancia. Es fácil, al menos, solucionar algunos de ellos. No hagamos las cosas dificiles; discutamos y debatamos, confrontemos puntos de vista y analicemos lo que dicen los demás, pero no despreciemos al rival, no mostremos las fauces nada más empezar. De sabios es intercambiar opiniones y sacar conclusiones tras hacerlo. No saquemos conclusiones antes de hablar siquiera.

Con lo sencillo que es hablar y escuchar.

5 comentarios:

Chusbg dijo...

Creo que no debes de contagiarte del clima de derrotismo, pesimismo y enfrentamiento que pone en práctica el PP, está en su papel, llevar las cosas a lo peor posible, y ofrecerse como bomberos de un fuego que inician y alimentan nada más que ellos.
Un saludo

elHermitaño dijo...

Es verdad chusbg, pero creo que se puede hacer una buena oposición, destacando los fallos y los errores de un gobierno, sin caer constantemente en el catastrofismo: que si España desaparece, que si muere la solidaridad entre españoles, que si Zapatero es el culpable de la desmembración del estado y suya la responsabilidad en la mala gestión económica, social, etc. etc.

Deberían destacar las meteduras de pata del PSOE (que las hay), pero olvidarse de una vez de la demagogia, de la postura siempre violenta y de la manera tan cerril que tienen de discutir los temas en el Congreso.

No creo que cambien, en cualquier caso. Pero también espero que pierdan votos. Eso no es hacer oposición; es crear disputas y enemistades por doquier.

Saludos.

Anónimo dijo...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. »

Anónimo dijo...

http://www.madridpress.com/index.php?option=com_content&task=view&id=24483&Itemid=38

Al borde de otro boicot

JOSÉ CAVERO

Los diarios de este sábado dieron cuenta de unas declaraciones efectuadas por el conseller de Turismo de José Montilla, que a muchos parecieron escandalosas, y probable causa de que llegara a establecerse un nuevo boicot contra productos catalanes en el resto de España. Vamos a reproducir las versiones que proporcionaronn los titulares de algunos diarios: "La Generalitat recomienda a los catalanes que no hagan escalas en el aeropuerto de Madrid. Les aconseja que utilicen París, Francfort y Londres para sus conexiones internacionales", decía uno. En otro se podía leer: "Un consejero de ERC pide a los catalanes que no usen el puente aéreo de Madrid". Un tercer diario, el de mayor difusión de Cataluña, señalaba: "El conseller de Turismo invita a los catalanes a no pasar por Barajas cuando viajen". "Huguet pide que se envíe una señal al Estado para que ceda El Prat". Y el otro de los grandes diarios catalanes señalaba que "El 'conseller' Huguet insta a no usar Barajas para enlaces intercontinentales".

¿Qué ha sucedido en las siguientes 24 horas? Naturalmente, se esperaba alguna clase de reacción, incluso de puntualización y hasta de rectificación. ¿Qué nos han relatado los diarios de este domingo?: "Huguet rectifica y asegura ahora que no habló de boicotear Barajas". "El conseller catalán recomendó no hacer escalas en el aeropuerto". "CiU se suma a las críticas del PP y advierte de los peligros de los boicot, relata un periódico". En otro: "CiU y PP exigen a Montilla el cese de Huguet por promover un boicot a Barajas". Y en la prensa catalana: "La oposición exige el cese de Huguet por invitar a no viajar por Barajas. El conseller precisa que no pidió un boicot, pero no aclara si corrige o ratifica su planteamiento". Y reproducen la frase literal del conseller, origen de todo el conflicto: "En la medida en que hay compañías que cubren la distancia de Barcelona con Francfort, París o Londres, me parece que la sociedad catalana tiene que liberarse del puente aéreo, el más caro del mundo, del que es absolutamente cautiva, para ir hacia esos otros aeropuertos de menos coste que realmente nos conectan con el mundo", dijo el controvertido Huguet.

Antes de entrar en la argumentación -un puente carísimo, un aeropuerto, el Prat, que reclama Cataluña- , ya estaba el dictamen establecido y tal vez se preparaban las octavillas reclamando boicot por boicot... Por si fuera poco, nos hallamos en plena campaña electoral, cuando todo es o puede ser materia para el choque. Con bastante probabilidad, por esta vez todo quede ahí, y no se vaya a más. Pero a la vista han quedado las desconfianzas hacia el tripartido, y en particular hacia la Esquerra que integra ese tripartito de Montilla. Pero ya es sabido que el "molt honorable" tiene a su cargo dos tareas esenciales: primera, gobernar Cataluña y, al mismo tiempo, "tener bajo control" y evitar cualquier exceso que pudieran cometer los republicanos independentistas de Carod, Vendrell, Huguet, Puigcercós y restantes compañeros de viaje...

Anónimo dijo...

www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276264455.html

COMPREU Y NO COMPREU: La Generalidad subvenciona un boicot catalanista

La campaña lleva tres años y está promovida por Omnium Cultural, en concreto desde su delegación de Anoia, tierra de cavas. Consiste en ofrecer cada semana una lista de los productos que deben comprarse y los que merecen “boicot activo” por no primar su etiquetado en catalán. El boicot se difunde y controla a través de una web –compraencatala.org– y es válido para los “Países catalanes”, una ficción que incluye Andorra, Valencia y Baleares. Omnium recibió sólo en 2005 una subvención de la Generalidad por valor de 548.000 euros, más de 90 millones de las derogadas pesetas.

[…]En el apartado de “vinos y licores” marcan los productos que no deben ir a la cesta de la compra comprometida con la lengua catalana y, por ejmplo, piden el boicot contra Codorniu, pero no para toda la gama de sus productos; exceptúan la botella Anna de Codorniu, un cava de la marca que, por lo que parece, sí etiqueta en catalán y no merece estar entre los boicoteados.[…]

Rayos, truenos y centellas.
No me digan que DESDE catalonia se PIDE boicot contra PRODUCTOS CATALANES ( por no etiquetado en catalán ).
Nada, nada, será una impresión errónea mía, porque cómo iban a estar algunos abriendo la boquita de piñón “clamando” contra el supuesto boicot desde el resto de España

( ¿y no será que al Sr. de Mérida que va al super se le puede apetecer comprar el excelente cava de Almendralejo en lugar de cava catalán ¿o tiene que “boicotear” al de Almendralejo y comprar catalán? Y lo mismo al Logroñés con el cava riojano, al valenciano con el de Requena, al aragonés con el de Zaragoza, etc. )

cuando al parecer se hace DESDE la propia CATALUÑA CONTRA PRODUCTOS CATALANES por razón del etiquetado.

chunguillo ¿eh?